Iniciamos la obra de una vivienda en El Escorial

§ 0 comments § permalink

El mes pasado de febrero iniciamos la obra de una vivienda unifamiliar aislada en el municipio de El Escorial.

La vivienda cuenta con una superficie de 233 m2 distribuidos en dos plantas. Debido a la normativa urbanística del municipio, la cubierta es inclinada a cuatro aguas, contando con una terraza en la planta superior que queda disimulada en la cubierta.

Desde el punto de vista energético, cumple con las exigencias del estándar Passivhaus para una vivienda de baja demanda energética según el Passivhaus Institut. La construcción se realiza con un sistema convencional, conformado por una fábrica de termoarcilla revestida al exterior con un sistema SATE. La hermeticidad se consigue mediante una capa de yeso con malla aplicada sobre la cara interior de la fábrica de termoarcilla y protegida por un trasdosado de placas de yeso laminado. Las carpinterías serán de PVC con triple acristalamiento bajo emisivo con argón. Incluye sistema de ventilación mecánica con recuperación de calor y un sistema de climatización basado en la colocación de un suelo radiante/refrescante.

Además, se ha contado con protecciones específicas contra el gas radón debido a la ubicación de la vivienda, en una zona especialmente afectada por este tipo de gas, adelantándonos de este modo a la actualización del nuevo Código Técnico de la Edificación, que ya tomará en cuenta este tipo de protecciones.

El Escorial_01El Escorial_02El Escorial_03

 

 

 

Detalle de arranque de SATE

§ 0 comments § permalink

Hoy queremos mostraros un ejemplo de arranque de SATE realizado en una obra en la que estamos tomando parte.

Como veis, el SATE arranca sobre unas placas de aislamiento térmico perimetral de alta densidad resistente a la humedad. Estas placas se colocan adheridas entre la impermeabilización de la fachada y una lámina drenante protectora.

Es encima de estas placas donde comienza a ejecutarse el SATE. Iniciamos con un panel de zócalo de espuma rígida de poliestireno expandido fijado con adhesivo. Este panel de zócalo debe sobresalir por encima del nivel del terreno al menos 30 cm, y deberá cuidarse especialmente que no esté en zonas en que haya agua ejerciendo presión.

Y sólo después se ejecuta el SATE como tal. En este caso se ha optado por unos paneles de EPS grafito, que tienen un mejor valor de conductividad térmica.